POR: Juan Sebastián Salazar Sábado, 16 Mayo 2015

Como raro, la realidad no fue como nuestra imaginación lo creía.

JUANF

Si no uno ve a Juan F. Leguizamón, con su barba a ras (pulcra), su pelo a un lado por efecto de alguna crema (pulcro) y con su acento bogotano (pulcro al estilo “ala carachas”), nunca se le pasaría por la cabeza que vivió donde vivió y fue lo que fue.

Cuando Juan estaba en el colegio, sus papás se divorciaron y él se fue a vivir con su mamá a Boca Ratón, Florida, Estados Unidos. Allí terminó el colegio y viajó a California para estudiar Bellas Artes; antes de que el avión despegara su mamá le dijo “dibuja, pero aprende a partir tu vida en dos: corazón y cerebro”. En 1997 llegó a San Francisco, tierra de hippies, homosexuales y, hoy en día, emprendedores. Durante dos años vivió en Mision, un barrio con problemas de pandillas: “No me podía poner ropa azul o roja porque eran los colores como se identificaban los bandos en guerra. Entonces empecé a salir con los metaleros que eran los más neutros y luego con los punkeros”, dice Juan.

Primero vivió con una familia colombiana que lo veía, día tras día, cargar caballetes, maquetas, aerosoles y pinturas como la de Bush besando a Hussein con un texto que decía “Los criminales también se besan”. Luego, cuando se pasó a la carrera de Diseño Gráfico, llegó al closet, como Juan le dice a su segundo hogar: “Me mudé a la crack house con los punkeros”, confiesa. Allí le sostuvo la jeringa a uno de sus amigos mientras se chutaba heroína y, durante tres años, siguió estudiando: “Creí que me arruinarían la vida, pero me la mejoraron”.

Poco a poco Juan empezó a colaborar con algunas revistas en San Francisco, inició su pasantía en Razorfish, una de las empresas más importantes de mercadeo en el mundo, y dejó en la basura la ropa desteñida y rota: “Cumplí las metas que quería y me fui a otro barrio”. Dejó el closet y llevo su ropa nueva a Tenderloin, un barrio más tranquilo, lleno de teatros.

Juan L. 6

Su vida se dividió en dos: ilustración y publicidad. En la una dedicaba su tiempo libre y en la otra ocupaba el tiempo. Con la primera colaboró en revistas como The Bold Italic, Wired y Make Magazine; con la segunda llenó más su cuenta de ahorros: ascendió como director creativo en Razorfish. Luego renunció y terminó en FCB, una de las redes de agencias de publicidad más grandes del mundo, y unos años después se mudó a Nueva York, pero trabajando para otro monstruo del gremio, Saatchi & Saatchi.

Hoy en día su vida sigue dividida entre la ilustración (corazón) y la publicidad (cerebro), pero “si no fuera por la plata me gustaría seguir haciendo publicidad. También me encantaría hacer documentales y hacer ficción con la ilustración”, confiesa Leguizamón. Pero como no puede hacer las tres cosas al mismo tiempo –“Estoy en la edad en que todo es plata”–, ¿qué sacrificaría?

“Debería decir que sacrificaría la publicidad por la ilustración, pero...”. Calla. Lo piensa mejor. “¿Por qué tengo que separarlas?”. Sonríe un poco resignado: mucha nostalgia y preocupaciones futuras. Cambiemos de tema. Le pregunto: ¿Qué hace en la oficina cuando está aburrido? “En las reuniones con los clientes, de vez en cuando, saco mi libreta y dibujo a los que están en la oficina. Eso me quita el aburrimiento”.

¿Cuál es su estilo gráfico?

En este momento tengo tantos estilos que no sabría cómo categorizarme. Si tuviera que escoger uno yo diría que mi estilo es retro-moderno.

¿El diseño y la publicidad van de la mano?

He trabajado con directores de arte que no saben diseñar y diseñadores que no quieren venderse a la publicidad. Creo que es esencial que los dos vayan cogidos de la mano. De todas maneras, mantengo la ilustración aparte de la publicidad: uno lo hago con el corazón y lo otro, con la cabeza.

Juan L. 1

¿Qué odia y ama de la publicidad?

Me encanta poder trabajar en varias disciplinas creativas como video, diseño, animación y formatos interactivos. Lo que odio es que me pagan para vender “la ilusión de la felicidad” que pueda brindar un producto.

Usted ha trabajado en firmas de publicidad grandes y pequeñas, ¿dónde se siente más cómodo y por qué?

Sin duda las firmas pequeñas. Trabajar para una empresa grande es como ser parte de un ejército de la guerra fría, mientras que trabajar para un startup es como ser parte de Los Magníficos.

¿Qué odia y ama de la ilustración?

Amo que sea una ola de innovación que nunca para de evolucionar. Nada que odiar.

Juan L. 3

Tres publicistas y tres diseñadores que admira…

No admiro publicistas, solo campañas. De diseñadores admiro a Saul Bass, Chris Ware y Carson Ellis.

¿Se vive del diseño o el diseño es vida?

La vida es de uno para diseñarla.

¿Ser ilustrador es de hipsters?

Si Da Vinci fue considerado el primer hipster, pues sí.

Juan L. 2

¿Cómo ve a Colombia en materia de diseño y publicidad?

En las ultimas dos décadas han evolucionado de una manera radical. A mí me encanta chicanear del talento en Colombia con los gringos.

¿Qué prefiere, que roben su obra o que la copien?

Como dijo Piccasso, “Los buenos artistas copian y los grandes artistas roban”. Yo prefiero que me asalten y me den en la cara.

Juan L. 4

Si pudiera hacer una novela gráfica, ¿sobre qué sería?

Me inventaría una biografía ficticia de una banda de garage rock de los sesenta.

Si tiene un hijo, ¿quisiera que fuera diseñador?

No necesariamente, pero sí me gustaría que se incline al lado de la creatividad.

¿El tiempo es oro?

El tiempo es plata y hay que ahorrarla.

Juan L. 5

¿Ruido o silencio?

Música. Especialmente “El sonido del silencio”.

¿Qué es lo más original que tiene el mundo?

En el mundo de la creatividad nada es original. Todo es la copia de una copia o una mezcla de muchas influencias.

¿Si pudiera hacer un número de un fanzine autogestionado sobre qué tema lo haría?

Hice varios en la universidad pero a veces me dan ganas de dibujar catálogos de productos falsos que se llamen Shit you don’t need dot com.

Juan L. 7

¿San Francisco, Nueva York o Bogotá?

Las tres juntas serían del putas.

¿Qué le ofrece una cámara que no le ofrece un cuaderno de bocetos?

Una audiencia.

-3

¿Qué canción le da vergüenza admitir que le gusta?

La canción de Full House.

¿Cuál es su personaje preferido y por qué?

Max Fisher, de Rushmore, por que me acuerda lo caspa que era en el colegio.

¿Qué es mejor, mil reproducciones o mil likes?

Mil gracias.

 

separadorPara conocer más sobre este artista visite: 
www.jfl-illustration.com

autorbehance   AUTORSEPARADOR   AUTORWEB