TEXTO E ILUSTRACIÓN: Camila Alrevés Miércoles, 18 Febrero 2015


No queremos decir que la adolescencia o la infancia sean el paraíso. Solo que esto de ser grande es muy feo. 

Los adultos. Los condenados adultos con sus zapatos, tarjetas de crédito e independencia hacen ver la adultez como la época más feliz de la vida. Estuve toda mi niñez esperando a ser grande para poder pintarme la boca, tener un trabajo y decidir dormirme a la hora que yo quisiera. Pues me engañaron: ser un adulto apesta. Este es el por qué.

bacanika1

bacanika3

bacanika2

bacanika4

Etiquetas:

Humor Mujer Salud