TEXTO E ILUSTRACIÓN: Juliana Castro Lunes, 30 Noviembre 2015

 
Está bien ser un Grinch. Nadie puede obligarlo a que le gusten las luces, los villancicos y los centros comerciales en diciembre. Sin embargo, existen estrategias para disimular el desencanto, disfrutar de la coyuntura y sobrevivir en sociedad.

titulo2-bacdic 

HAGA MAGIA 

Lleve a un extranjero a presenciar el truco del buñuelo que se voltea solo. Cuéntele sobre las natillas y sus acompañantes. Anuncie con misterio que volteará los buñuelos sin tocarlos. Evite que su interlocutor sepa de física más que de comida típica decembrina.

bunuelo-bacdic

ESCÓNDASE SI LO NECESITA

Si definitivamente es incapaz de ver a alguien, escóndase del mundo. Procúrese un lugar seguro, en piyama, y dedíquese a ver gifs de gatos con pepinos o videos de gente que se cae. Ponga vallenatos para amainar a Los 50 de Joselito.

escondase-bacdic

HAGA BERRINCHE POR REGALOS

Invente una historia trágica que incluya por lo menos una gran decepción infantil, un 24 de diciembre de lágrimas silenciosas y escasez de regalos. Haga a todos creer que si le dan regalos salvarán su corazón. Disfrute sus regalos con malicia.

regalos-bacdic

ENGORDE EN COMPAÑÍA

Coma sin vergüenza y, para aprovechar la época de reconciliación y alegría compartida, engorde a alguien más. Hay una declaración de amor implícita en la comida compartida.

pavo-bacdic

DÉJESE ABRAZAR

Si todo ha fallado, dese algunas licencias y entréguese al amor de la fecha. Déjese abrazar por la época y ya luego vuelva a encerrarse. Antes de la medianoche busque a un ser en el que confíe –puede ser el gato– y abrácelo. Nadie lo va a juzgar.

abraz-bacdic