ILUSTRACIÓN: La Furia Miércoles, 14 Septiembre 2016

 Querido lector, siga estos sencillos consejos y nunca estará solo.

4razones-1

Si usted está soltero o tiene novia pero la quiere cambiar y piensa en el mejor estereotipo reforzado por la sociedad para ser el próximo objeto de su deseo, le traigo estas cuatro increíbles y sencillas razones por las cuales debería invitar a salir a una gorda. El estudio está basado en aproximadamente 146.000 millones de resultados de búsquedas en Google sobre nuestras ventajas:

1. Somos más generosas

Dice la creencia popular que las gordas tendemos a ser más desprendidas en las artes amatorias y condescendientes en muchos aspectos con nuestras parejas. El cuento dice que nos esforzamos por mantener al hombre a nuestro lado. Según esa idea, no se explica que no todas las gordas estemos casadas mientras las flacas siguen solas y deprimidas por no poseer tal instinto de conservación de la vida en pareja. Tampoco entiendo por qué el tipo que me gusta todavía no me responde si quiere ser mi novio, pero piénselo: las gordas supuestamente estamos dispuestas a todo.

2. No nos da miedo comer

El beneficio no se reduce al rango de posibles restaurantes a los que pueden salir a comer porque una gorda nunca dice que está a dieta, ni va a pedirse una ensalada mientras le roba sus papas fritas. Al contrario, nosotras siempre pedimos doble porción. Obviamente nos da igual pesar 80 kilos que 800, así que el menú nunca va a ser un problema.

3. Somos menos vanidosas

Como ser gorda está casi al mismo nivel de un fetiche o una aberración, una chica con sobrepeso no se va a preocupar por verse bien (es que ni siquiera hacen ropa bonita para gente que pasa de la talla M, además dicen que todas tenemos una cara divina entonces para qué más). Así que una gorda sabe que nada de lo que haga la va a dejar a la altura de una persona delgada y usted no va a tener que estar con alguien que exija un alto grado de mantenimiento; además, usted nunca esperará más de una hora en la sala de su casa mientras ella termina de prepararse para salir.

4. Usted no tendrá que volver al gimnasio

Atrás quedaron los largos entrenamientos de crossfit si se consigue una novia gorda: el ejercicio físico que va a empezar a practicar teniendo sexo le va a proporcionar unos bíceps de infarto y un abdomen envidiable. Además va a poder aumentar su resistencia en aquellos momentos románticos y celebraciones en las que la tenga que levantar con ambos brazos.

4razones-2

Ahora sí en serio. Estamos en pleno siglo XXI y seguimos viendo miles de artículos en Internet titulados “Lo malo de ser gorda” que nos hacen querer gritar “PUES ESO: LO MALO ES SER GORDA, ¿¡QUE OTRA COSA QUIEREN QUE NOS PASE!? ¿¡NO LES PARECE SUFICIENTE!?”. O encontrarnos con tipos que tienen el ego más grande que su pene –nada raro, para ser exactos– y se ofenden cuando no queremos salir con ellos porque “¡increíble que esta gorda no me quiera comer!”.

Lo cierto es que siempre nos van a comparar por nuestro peso, altura, color de pelo o piel, personalidad, inteligencia, las carreras o los hombres que elegimos. Así que, chicas, en este caso siempre tuvieron razón nuestras mamás: si no aprendemos a querernos y valorarnos por lo que somos, nadie más lo va hacer y solo vamos a estar dándole argumentos a gente que es feliz segregándonos.

La química, el gusto, el deseo y esas cosas van más allá del peso. Pero qué pereza hablar de amor. 

 

separador
Las opiniones de este artículo son personales del autor, Bacánika sólo es un medio de difusión de la libertad de expresión.separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK   AUTORSEPARADOR  

Etiquetas:

Humor Opinión