Si la marihuana fuera legal: la nueva ficción de HBO

Pico de Neblina es la nueva serie de HBO que nos lleva a preguntarnos por la legalización de la marihuana y las historias de quienes viven día a día al margen de esta industria. Situada en un Brasil ficticio y progresista, la serie contrasta con el Brasil real y retrógrado de Bolsonaro.

separadorpico2

E
n el momento en que la marihuana es legalizada en Brasil, Biriba y su amigo Salim están en una terraza fumándose un porro. Salim mira con decepción a Biriba. Es de noche y a su espalda se puede ver cómo explotan fuegos pirotécnicos de color verde. La gente está celebrando la legalización de la hierba. Biriba y Salim, en cambio, están tristes. Ambos son narcotraficantes.

Bajo esa premisa comienza la nueva serie de HBO llamada Pico de neblina, la cual se desarrolla en una São Paulo ficticia en la que acaba de ser legalizada la marihuana. El joven Biriba, interpretado por Luis Navarro, se queda sin negocio después de que la marihuana pasa a ser legal. A raíz de este suceso, decide juntarse con Vini (uno de sus clientes) para abrir una tienda de cannabis.

El estreno de esta serie contrasta con el clima político de Brasil. Jair Bolsonaro, el presidente actual de esa nación, ha sido reconocido por sus posturas conservadoras y de derecha. Pico de neblina nos introduce en una Brasil alterna, bastante alejada de lo que es el país en este momento. Pero al mismo tiempo se siente familiar y verosímil. Los personajes y sus historias se sienten reales. No es difícil pensar en los Biribas que hoy pueden habitar las calles de São Paulo.



Legalização

El estreno de esta serie nos hace pensar en los esfuerzos realizados por el país suramericano para reglamentar el consumo del cannabis. Las recientes declaraciones de Osmar Terra, el ministro de Ciudadanía de Brasil, sirven para resumir el estado actual del debate: “Si tuviera que prohibir una droga, sería la marihuana porque destruye el cerebro”. Con la extrema derecha ostentando el poder, las conversaciones para despenalizar el consumo de esta sustancia se enfrentan a obstáculos administrativos e ideológicos.

Es importante entender que muchas veces, cuando un proyecto político asume el mandato de una nación, este se convierte también en un proyecto ideológico y moral. La presidencia de Bolsonaro ha sido reconocida por sus declaraciones homofóbicas y sexistas. Sin embargo, todo esto se enmarca en un plan de gobierno que defiende los ideales conservadores de lo que deben ser la familia y la tradición. Bajo ese lente, las posturas homofóbicas y sexistas se convierten en los estandartes morales de un proyecto de nación.

pico5

Lo mismo sucede con el cannabis. En junio de este año, cientos de ciudadanos marcharon en São Paulo para pedir la despenalización del consumo personal de cannabis. La Corte Suprema de Brasil tenía previsto un debate para considerar la petición de la ciudadanía respecto a esta sustancia, pero el presidente de ese tribunal, José Antonio Dias Toffoli, retiró el debate de la agenda de esa semana. Con esta decisión, el caso quedó nuevamente a la deriva, sin una fecha concreta para su análisis.

Brasil y sus vecinos

El porte y consumo de cannabis es ilegal desde el punto de vista de la legislación brasileña actual. El debate sobre la legalidad de esta sustancia viene creciendo desde el 2015, año en el que la Corte Suprema entró a juzgar el caso de un hombre que había sido condenado por llevar tres gramos de marihuana en 2009. São Paulo ha sido uno de los centros de mayor discusión sobre el tema, dado que es la defensoría pública de ese estado la que representa al acusado y es esta misma entidad que ha levantado dudas sobre la constitucionalidad de la ley.

El debate sobre la legalización de la marihuana en Brasil va un poco atrasado. Países como Estados Unidos han alcanzado logros considerables en este asunto. Uruguay tiene regulada la venta y producción de marihuana desde el 2014. Chile, Argentina y Venezuela no penalizan el consumo individual. Incluso en Colombia, con todos los reveses que han tenido los esfuerzos por legalizar el cannabis, la Corte Constitucional ha mantenido el derecho individual consumo amparado en el derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad.

pico1

La penalización del consumo de cannabis ha tenido efectos negativos Brasil. Uno de ellos ha sido el aumento de la población carcelaria. Brasil ocupa el cuarto lugar en el listado de países con más población carcelaria en el mundo. Además, esta política ha limitado las posibilidades de explorar y aprovechar los usos medicinales de la planta.

La realidad de la serie

Pico de neblina nos muestra una São Paulo en donde la movilización social empuja al país hacia la legalización. La ciudad celebra con multitudinarias marchas el momento en que la ley es aprobada. Si bien en el país suramericano hay esfuerzos considerables por acercar el cannabis a la legalidad y la regulación, la realidad de la serie aún es distante de la actualidad de Brasil. Al menos en ese aspecto.

Biriba, el protagonista de Pico de neblina, es un talentoso vendedor de marihuana. Su padre también fue narcotraficante, por lo que sus esfuerzos para abandonar la ilegalidad se ven obstaculizados por su pasado y el pasado de su familia. Biriba es presentado como un personaje que se preocupa por los suyos. Con el dinero de su actividad criminal sostiene su hogar y a quienes viven con él. La ambigüedad moral de sus acciones es difícil de cuestionar cuando se entiende su situación y sus motivaciones.



La dirección general de la serie está a cargo de Quico Meirelles, quien también dirige algunos episodios junto con Luis Carone, Rodrigo Pesavento y su padre Fernando Meirelles, director de Ciudad de Dios. La serie de diez episodios fue estrenada el domingo 4 de agosto. Humor inteligente, crítica política y un ritmo trepidante sostienen una historia en la que vale la pena detenerse.
separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

ETIQUETAS:

instagram

INSTAGRAM